HACE TRES AÑOS

 

En las tardes grises y ventosas de invierno,
me pongo la chamarra gruesa de piel
sobre el suéter.
Y salgo a comprar petróleo
para el calentador
mientras el gran árbol redondo
abre su seco abanico de coral
sobre las azoteas;

pero al cerrar las amplias tardes de verano,
cuando las noches son tibias
y el árbol apenas se mueve
pesado de hojas
y lleno de pájaros ocultos,
busco la manera de salir casi desnudo,
casi descalzo,

y por el camino en penumbra,
donde brillan las luciérnagas,
espero a que pase aquel muchachote,
entrenador de gimnasia como yo,
compañero,
de grandes manos pesadas
y pelo de soldado raso,
aquel que hace tres años
se abrió para mí aquí mismo la bragueta
dejando ver que se había rasurado
escrupulosamente los vellos.

 

 

 

 

ISLA TERNURA RINCONES AMABLES MUSEOS POÉTICOS SALA GLEZ. DE  ALBA