MARXISMO  PRÁCTICO

 

No fue Ernesto el Che,
sino el otro,
Ernesto mi amigo,
quien escribió:
¿Marxismo? Si yo el gusto
por la clase obrera
lo aprendí de los obreros guapos;
¿o nomás me lo dijo un día,
llegando yo de una asamblea sindical?
De cualquier forma,
como para contradecirlo,
esa vez había sido la excepción:
una reunión desoladora
sin el alto de los ojos oscuros
ni el chaparrito
del bigote castaño
ni el de la gorra de estambre.
Un desierto rojo
de lámparas deslumbrantes

 


 

 

ISLA TERNURA RINCONES AMABLES MUSEOS POÉTICOS SALA GLEZ. DE  ALBA