1877 - 1943

APUNTES  BIOGRÁFICOS  

Nacido en Lewiston, en 1877, Hartley fue relacionado en 1909 en New York con Alfred Stieglitz. Tres años mas tarde, fue recibido con agrado en la orbita parisina de Gertrude Stein. Pero Hartley no se encontró a si mismo hasta que regresó a Berlín en 1914, ciudad que había visitado un año antes.

En París había conocido al artista alemán Arnold Rünnebeck y a su primo Karl von Freyburg, un joven oficial del ejercito del Káiser del que Hartley se enamoró, manteniendo los tres su amistad en Berlín.

Estudia arte en Cleveland, Ohio. A los 22 años de edad se traslada a la Academia de Diseño en New York, donde continúa su preparación con William Merritt Chase.

En 1909 expone su primer Show en la Galería 291, de Alfred Stieglitz. Exposición que se caracteriza por el paisaje negro, estilo propio de Albert Pinkham Ryder, pintor amigo a quien admiraba profundamente, y visitaba seguido en el Greenwich Village, New York.

Desde joven se vinculó al marchante de arte neoyorquino Alfred Stieglitz y a su grupo de artistas, entre los cuales destacaban pintores como Arthur Dove, John Marin y georgia O' Keeffe, asi como el fotógrafo Paul Strand-

En 1912, Hartley viaja a Europa para perfeccionar su estilo, con a la ayuda financiera que le ofrecen los pintores Arthur B. Davies, y Stieglitz.

En Paris conoce al grupo de Gertrude Stein y admira a los Cubistas.

 Al poco tiempo se muda a Munich, Alemania donde conoce a Wassily Kandinsky, y a Frank Marc; queda cautivado con el estilo expresionista de sus pinturas.

Abstracción que demuestra en su obra: "Retrato de un Oficial Alemán" (1914), que se exhibe en el Metropolitan Museum de New York. Cuadro donde no se observan trazos de la influencia que absorbió en París. Dicha pintura es un homenaje a su amante, el Teniente del Ejército de Prusia: Karl Von Freyburg, quien muere en la Primera Guerra Mundial.

En el libro Marsden Hartley y Nova Scotia, los autores, Ferguson, Paulson y Scott, se refieren a la homosexualidad del artista.

Hartley durante los primeros años de esa guerra, permanece en Dresden y Berlín. Después de un tiempo regresa a Norte America; visita New México, pero prefiere residir en las costas de New England y pinta sus escenas con el ardor que lo caracteriza.

A poco de comenzar la primera Guerra Mundial, el 7 de octubre de 1914, von Freyburg murió en combate, cerca de Amiens (Francia), y Hartley quedó marcado, volcando en sus obras la parafernalia militar prusa, que plasmó en un grupo de lienzos que garantizaría su pertenencia al panteón de los artistas modernistas.Fotografia de Marsden Hartley en 1928 tomada por Paul Strand

El joven von Freyburg, con apenas 24 años, representó para el pintor el ideal como persona: la juventud, la apostura del hombre, la belleza, la robustez, sin los destrozos de la madurez que nunca había sido una referencia física atractiva en si misma para el artista.

Visto como un memorial dedicado a von Freyburg, la serie "Motivos de guerra" está marcada por el entusiasmo y la audacia (para su época)  En su conjunto de insignias militares - de inspiración cubista - reverberan con la pompa de los desfiles, estallan como unos fuegos artificiales en un funeral. Pero además de constituir un recuerdo por el amante soldado caído, las pinturas constituyen un réquiem extraño y personal para un lugar, un período, y un estilo de vida que por primera vez había hecho sentir a Hartley en su hogar.

Berlín le había proporcionado un lugar de tolerancia, sofistificación y orden que había encontrado mucho mas acogedor que un París, donde apenas podía soportar la desintegración que observaba a su alrededor.  Dibujos como "Retrato de un oficial alemán no habían surgido de la nada. Hartley ya había plasmado su visión de la ciudad moderna en cuadros como "The aero" (creada en 1914) que toma como motivo central la estilización de las llamas que brotaron de la cruz de los zeppelines que navegaban sobre Berlín.

Había hecho lo que representaba un altar del reglamentado espectáculo de los desfiles marciales que llenaban las calles de la ciudad ("Retrato de Berlín" y "Los guerreros", ambos de 1913). Y, como era la costumbre en la etnografía de los círculos alemanes, había rendido homenaje a las culturas nativas americanas, que percibía como evolución espiritual, aunque no había tenido un contacto real con las mismas ("Amerika" o "Indian Fantasy" e "Indian Composition", de 1914)

En cada una de esas series, los símbolos se organizan para reforzar lo que Hartley percibió como las cualidades esenciales de las fuentes de donde se abstraían. Jinetes con gorros y vestimentas indias - básicamente el mismo hombre con distintos sombreros - es multiplicado y adornado en composiciones simétricas emblemáticas en jerarquías establecidas que ostentan el honor de cumplir un papel asignado. Las medallas de von Freyburg están alineadas en huecos antropomórficos de su cuerpo o lanzadas en arcos enfocados en el nocturno eléctrico de la ciudad.  Todas esas pinturas heráldicas de Hartley eran estandartes que anunciaban las lealtades emotivas e intelectuales del pintor.

Hartley representa una variante de la vida artística gay norteamericana que se define por la intranquila búsqueda de la pompa, los rituales y la fraternidad. En el curso de su propia búsqueda, Walt Wilthman desarrolló el culto a si mismo, al cuerpo y  a la naturaleza. Warhol fusiono la veneración católica de las imágenes con la adulación del glamour y la celebridad, hibridando el taller del artista con el "star sytem" de Hollywood. Hearing combinó el urbanismo hip-hop con lo portable, el consumismo familiar y la auto mirada de lo cotidiano resumido.Marsden Hartley en Santa Fe, 1918  / Marsden Hartley Memorial Collection, Bates College Museum of Art

En el caso del peripatético Hartley, los objetos de sus fantasías cambian con el entorno. Mientras sus días berlineses se marcan por la búsqueda de hombres jóvenes uniformados, hacia el final de su vida forjó en idealizar el nexo místico con los Manson, una familia de pescadores con la que había vivido en Nueva Escocia, dibujando mayoritariamente a sus hijos, dos de los cuales se ahogaron en 1936.

La retrospección era el modo en el cual Hartley sentía su forma de encontrarse. Separar lo que le había aportado su propia experiencia directa, vinculado a ese tema solamente por los posos de la memoria, que glorificaba lo que había sido tomado por él en el mundo que imaginaba que había sido.

 

Su obra Madawaska, es una pintura espectacular. El artista la realiza con impulsos ardientes, color negro azabache intenso y con pinceladas de pasión agresiva. Llama la atención la musculatura excesiva del boxeador, quien con el estatismo de la máscara que a su rostro cubre: mira e invita, más no permite. Quien tienta e incita a la caricia, más se resiste.

 

La luz que refleja y revela la parte derecha del torso, magnifica el músculo. Mientras que lúgubres sombras parecieran resguardar el resto. Un trazo triangular, escasamente medido, sostenido por dos cordoncillos a cada costado, apenas alcanza a cubrir los exuberantes genitales.

 

Hartley da cauce a la sensación que le despierta y lo pinta con los brazos para atrás. Para que el boxeador no resista los avances a su cuerpo, y permita sus caricias homosexuales, sin oponerse a la intimidad que su pasión imagina!

 

Existe una carta escrita por Hartley a su amigo en donde el artista describe el encuentro fortuito con el boxeador, quien estando parado a lo largo de la ruta le pide si lo puede llevar a su casa situada en Acadia, una ciudad de la frontera Canadiense, fundada alrededor del siglo 19th.

 

Madawaska fue modelo para otras obras, lo que no se sabe con certeza es si volvió a posar para Hartley, o, si este último, lo dibujaba de memoria.

 

Hartley compartió su vida con otros dos compañeros, hijos de la familia de pescadores antes mencionada, quienes perecieron ahogados.

 

 El esfuerzo requerido para ocultar sus inclinaciones sexuales, más las pérdidas de sus amantes lo martirizaron hasta el final de su vida.

 

Mardsen Hartley falleció en Ellsworth, en 1943.

 

 

 

ISLA  TERNURA PLAYA NO ERES EL ÚNICO