África se distingue por su gran diversidad cultural: Resalta el Magreb, esa  parte árabe cuyos hijos andaluces todavía podemos vislumbrar con apasionantes destellos. Y la parte del África negra, con su armonía espiritual a niveles de equilibrio cósmico, como bien nos lo muestra la tribu DAGARA, en Burkina Fasso (ex Alto Volta).

Hay algo que parece  importante comentar para acercarnos a la inconmensurable cultura africana nosotros, los que estamos enfermos del alma (es lo que un africano pensaría de un occidental: los occidentales estamos enfermos del alma):

   Los aspectos culturales de los habitantes de las ciudades, presentan un gran divorcio con los habitantes de las zonas no urbanas o rurales, cuya gran manifestación cultural se abre en un amplio abanico. Por eso encontramos una separación entre las formas culturales entre la ciudad y el campo.   

Hay que agregar que para los africanos no existe una conceptualización de entidad cultural como continente tal y como los occidentales la manejamos.   África es una en muchas diversidades y es impensable como un concepto cerrado; de ahí que la identidad africana no se da bajo nuestro concepto occidentalizado.  Hay otra categoría más en la que debemos pensar: Su concepto de lo bello.

La amorosa forma de verse a sí mismos y a su entorno, les lleva a entender lo bello como aquello que es estético al mismo tiempo que tiene un uso:  lo bello mantiene una función dentro de la vida y debe utilizarse al fin como un objeto artístico.   En ese sentido, para un africano es impensable nuestra idea de museo occidentalizada: lo que es intocable.   Entonces encontramos lo bello= lo estético + lo utilitario.

¿Cómo llenar las grandes lagunas de información que hay al respecto de tan importante tradición homosexual?

Wanjira Kiama, periodista africano, en agosto de 1998 en un artículo publicado en Nairobi, exclama: ¿Dónde están los homosexuales de Kenya? Y debemos de preguntarnos: ¿dónde están los homosexuales del resto de África que no están muertos?

La tribu DAGARA, categoriza que las personas nos ubicamos naturalmente en uno de cinco diferentes estratos: fuego, agua, minerales, tierra y naturaleza

Cada uno de nosotros existe bajo uno de estos tipos de categorías: tenemos un lugar, un papel y una función que desempeñar en esta tierra y en esta vida.   Cada persona nacida en este mundo es asignada a una de estas categorías, con la finalidad de beneficiar a su comunidad. Me pregunto: ¿Los que somos homosexuales beneficiamos a la comunidad homosexual? ... creo que no ... ojalá que tú me digas mentiroso ...

Malidoma Som, cuyo nombre significa "amigable con el extraño y con el enemigo" activista por la paz y la libertad, shaman de su tribu, llamado embajador de sus antepasados y cuyo nombre significa "amigable con el extraño y con el enemigo", nació en la tribu de los DAGARA.  Agrega que:  "Es imposible existir en el mundo humano sin un propósito.  Ya la vida es lo suficientemente ruda con un propósito; es difícil imaginarla sin tener uno".

                                               El ritual Azande.

En la década de 1920, Evans-Pritchard realiza una investigación en una población de adolescentes entre 17 y 18 años que desarrollaban roles de "esposas" con hombres maduros que se asumían como Azande. 

Tales muchachos, ayudaban a los padres del azande, con las labores del campo, de la casa e incluso a compartir el lecho con el suegro además de con el azande.  Hasta eso: tenían sentido del orden..

 Uno de sus testimonios decía: "Si un Azande tiene relaciones sexuales con un chico, no se contamina... Un chico no contamina el oráculo..."  Los términos con los que se referían entre sí, tanto adultos como adolescentes, eran: "mi amor",  "mi amante".

Relatos tradicionales de algunas poblaciones africanas, muestran que la homosexualidad es aceptada entre muchachos adolescentes, pero es reprobada en los hombres adultos.

En 1913, otro periodista, Tessemann, escribe sobre la tribu Fang, en Gabón que: Tal conducta homosexual se reserva para ciertos adultos, realizándose en privado. Sin embargo la práctica se extiende a demasiados jóvenes con los que se involucran adultos jugando, o por el gusto de tener una poca de diversión:  Ya estos hombres tenían el corazón inclinado hacia los chicos.

En la cultura Zulú tradicional, las mujeres encarnaban el espíritu de adivinas. Como mujeres dotadas del poder de dar la vida, era a través de sus cuerpos que los espíritus podían cruzar de un mundo a otro.  Los hombres que desarrollaran características femeninas también eran considerados como seres con espíritu de adivinas. Y si se daba el caso de que un hombre fuera poseído por un espíritu, entonces ese hombre era considerado mujer.

En ciertas regiones sudafricanas, se creía de que los homosexuales eran de hecho hermafroditas.
 

Skesanas VS Injongas.

Recientemente se ha documentado el caso de los trabajadores de minas en Sudáfrica, que pasaban meses separados de mujeres o amigas. En compensación a este aislamiento, se acercaban a los campamentos muchachos adolescentes que ofrecían sus servicios sexuales a los tan sufridos trabajadores. Ambas partes aceptaban ampliamente el disfrute sexual entre hombres en la ausencia de mujeres.

Dos morbosos periodistas entrevistaron a veinte de esos trabajadores cerca de Johanesburgo. Su trabajo concluye que: SKESANA es el nombre que se le da al chico pasivo.  El INJONGA en cambio, es el que solicita los favores y por lo tanto, es el activo. 

El sexo entre mineros y muchachos que se ofrecen para ello, es una práctica que tácitamente se acepta: es el sexo del muslo...   Los skesanas juegan con el sexo... llegan hasta el límite del orgasmo con la penetración. Y hasta este punto es cuando propiamente utilizan el término de sexo: sin penetración, no hay sexo: solamente actos lúdicos.  El sexo se da cuando: "Amanjonga wa kwabo baba-ayinela"..   cuando los injongas los penetran...

 El caso de la tribu Balonda.

En el tributario del río Congo, los balonda tienen una memorable manera de cimentar la amistad. Cuando dos hombres decidían mantener una amistad especial, realizaban una ceremonia singular:

Se sentaba un muchacho frente del otro, tomándose por las manos y poniendo al lado de cada uno de ellos una vasija con cerveza.  Procedían entonces a hacerse un corte ligero en sus manos estrechadas, otro en la boca del estómago, otro en el costado derecho del pecho y otro en la frente.   La punta de una hierba ceremonial era oprimida en cada una de las heridas  para que se impregnara con algo de la sangre que salía de las heridas. 

Después cada uno de los jóvenes lavaban la hoja en cada una de sus vasijas con cerveza.   Las vasijas eran entonces intercambiadas y los muchachos bebían su contenido. Cada uno de ellos tomaba la esencia del otro: la sangre.

Desde entonces los dos eran considerados bajo una relación de sangre y estaban destinados a asistirse el uno al otro de cualquier situación y en todas las formas que fueran necesarias.  Pero en la ceremonia no estaban solos:  Mientras bebían la cerveza, amigos de cada uno de ellos golpeaban el suelo con bastones, diciendo oraciones que ratificaban el trato entre los dos muchachos.   

Y se consideraba correcto que cada uno de los amigos que acompañaban a  los recién unidos, bebiera al final un poco de las vasijas sagradas conteniendo cerveza.  El ritual es conocido como KASENDI.   Después de que el ritual era consumado, se intercambiaban presentes y cada parte daba de sí lo más valioso que tenía.    

El caso de la tribu Manganja.

Sininyane, jefe manganja, había intercambiado su nombre con un Zulú en Shupanga.   Cuando a la siguiente mañana fue llamado, el no contestó.   Y a la segunda y tercer llamada, tampoco prestó atención.   Pero cuando uno de sus súbditos imprecó "El no es ya Sininyane; el es Moshoshoma", entonces atendió prontamente.

La costumbre de intercambiar nombres no es tan inusual como se cree y quienes la realizan, permanecen como compañeros muy cercanos desarrollando deberes muy especiales entre ellos, por el resto de su vida.

Si alguno de ellos visitaba a su compañero en donde residía, estaba obligado a ser recibido con alimentos, ceremonias y varias festividades en su honor y dignidad.  [David Livingstone, 1865]
 

Monina, de los Banyai.

Monina, uno de los jefes Banyai, tenía un gran número de jóvenes a su servicio, de doce a quince años de edad.   Todos ellos eran hijos de hombres libres.

Grupos de jóvenes amigos como ellos en los diferentes distritos, dejaban a sus padres al llegar a la pubertad para vivir como hombres de Monina, recibiendo preparación e instrucción.   Cuando pregunté por la naturaleza de las instrucciones se me respondió BONYAI, lo cual creí debía entenderlo como indicación de hombría, pero también me sonó como si me dijeran "enseñarle a ser inglés a un inglés".  

Ellos permanecían sujetos severamente a una serie de restricciones y permanecían solteros hasta que un nuevo grupo de jóvenes frescos estaban listos para ocupar sus lugares bajo las mismas condiciones. (Tomado de uno de los registros de David Livingstone, 1857]
 

Han pasado los años.  De estos románticos rituales y ceremonias africanas, hoy encontramos el contrapunto en las homofóbicas ciudades:

Se recuerda el caso de 1991: Winne Mandela al defenderse contra acusaciones que la implicaban en un caso de secuestro y asesinato declara que se dedicaba a proteger a jóvenes contra los acosos sexuales de un sacerdote blanco. Y para defenderse mejor la ex mujer de Mandela  agregó que  la homosexualidad no se da entre los negros.  

En Namibia, se ha propuesto una legislación contra los homosexuales que impone severas sanciones penales. The Rainbow Project, un grupo homosexual activista de Namibia, lucha contra semejantes atrocidades.

No solo en Namibia, sino también en Zimbabwe.  El 24 de junio de 1998 la Comisión  Internacional de Derechos Humanos para Homosexuales y Lesbianas, protestó enérgicamente contra la campaña desatada por el gobierno de Zimbabwe contra homosexuales y lesbianas.  Todo comenzó a partir del juicio contra Keith Goddard por haber sodomizado a Siphelele Vuma en una relación sexual.
 
En enero de 1997 se establece en Sudáfrica el proyecto GALA [Gay and Lesbian Archives] como un intento de rescatar la memoria de la homosexualidad africana.

GALA no es el único proyecto que existe a la fecha. Otros más son:

NCGLE         National Coalition for Gay and Lesbian Equality.
GALZ           Gay and Lesbians of Zimbabwe.
GLOW         Gay and Lesbian Organization of the Witwatersrand.
GASA          Gay Asociation of South Africa.
RGO            Rand Gay Organization
 

Pero contra todos y a pesar de todos los que van contra la naturaleza humana, el canto de exaltación a el ser humano que queda representado en el KASENDI, es una muestra perdurable de la nobleza del espíritu africano con esa grandeza que el paso del tiempo afortunadamente ha conservado.

 

 

ISLA TERNURA PLAYA BUCEANDO EN OTRAS ÉPOCAS