25 preguntas sobre la homosexualidad y la adolescencia (con sus 25 respuestas)

 


 

  1.  ¿Qué es la homosexualidad? 

  2.  ¿Quienes son los adolescentes gays? 

  3.  ¿Porque existen diferentes orientaciones sexuales? 

  4.  ¿Cómo se llega a ser gay?

  5.  ¿Qué es la homofobia? 

  6.  ¿Cómo se transmite la homofobia y el heterosexismo? 

  7.  ¿Cómo viven los gays? 

  8.  ¿Cómo se distinguen, pues, los gays? 

  9.  ¿Es legal ser gay en España?

10.  ¿Cuáles son los principales problemas con los que se enfrenta un gay adolescente? 

11.  ¿Tienen los gays mas posibilidades de contraer el SIDA u otras enfermedades? 

12.  ¿Las lesbianas y gays pueden tener hijos? 

13.  ¿La homosexualidad es una enfermedad? 

14.  ¿Que supone para un adolescente reconocer su homosexualidad (salir del closet, del armario)?

15.  ¿Cuándo se reconoce a una tercera persona la propia homosexualidad? 

16.  ¿A quien hablan primero de su orientación sexual los gays? 

17.  ¿Cómo suelen reaccionar los padres ante un hijo gay? 

18.  ¿Es la homosexualidad una cuestión exclusivamente sexual? 

19.  ¿Cómo se debe responder a preguntas sobre la homosexualidad?

20.  ¿Cómo se pueden combatir la homofobia desde las escuelas? 

21.  ¿Qué se le puede decir a un adolescente que tiene dudas sobre su orientación sexual? 

22.  ¿Cuántos gays hay? 

23.  ¿Por qué se sabe mas sobre los gays que sobre las lesbianas? 

24.  ¿Las parejas de gays se reparten los roles masculinos y femeninos?

25.  ¿Se fomenta la homosexualidad al hablar de ella? 

 

 

 


 ¿Qué es la homosexualidad?                                 

Es la orientación sexual de las personas que se sienten atraídas afectiva y sexualmente por las personas de su mismo género. A los hombres que se sienten atraídos por otros hombres se les conoce como gays y a las mujeres a las que les atraen otras mujeres se las denomina lesbianas. Las personas que sienten atracción por ambos sexos son bisexuales. Estas categorías, como cualquier clasificación de los seres humanos, no son absolutas.

La orientación gay y lésbica no debe confundirse con la transexualidad, el transformismo o el travestismo. Transexual es la persona que tiene el cuerpo de un género diferente a su género psicológico. Transformista es la persona que realiza espectáculos en los que se viste con las ropas del otro género. Travestida es la persona que disfruta vistiéndose con ropas del género contrario. Tanto los transexuales como los transformistas o los travestidos pueden ser hombres o mujeres, heterosexuales, homosexuales o bisexuales. Hay que distinguir siempre entre género, orientación sexual y práctica sexual.


¿Quienes son los adolescentes gays? 

Son, por tanto, los adolescentes que sienten atracción por personas de su mismo sexo. Cuando descubren o intuyen esa atracción tienden a ocultarlo por miedo al desprecio y la discriminación. Por esto, cualquier alumno de cualquier centro puede estar ocultando su orientación gay.

Estos adolescentes suelen vivir el descubrimiento de su orientación sexual con sentimientos de soledad, angustia y miedo. Es muy común que no tengan con quién hablarlo. Por ello, necesitan un apoyo y un clima de confianza que les permita afianzar una autoestima que suelen tener muy dañada.


 

¿Por qué existen diferentes orientaciones sexuales? 

Existen diferentes teorías de orden muy diverso: psicológicas, endocrinológicas, neuroanatómicas, genéticas… Ninguna ha sido científicamente demostrada de forma concluyente. Lo cierto es que la orientación sexual no es elegida por el individuo, no es modificable ni, por supuesto, se contagia. Es una orientación de la persona, una forma de ser total. Lo natural para los gays es ser gays, igual que para los heterosexuales lo es la orientación heterosexual. Pedir a las personas que se comporten de forma contraria a su naturaleza, es decir, a su orientación sexual, pone en serio peligro la salud y el equilibrio psicológico de esas personas.


 

¿Cómo se llega a ser gay? 

La orientación sexual es involuntaria. Aunque hay gente que descubre su orientación gay en diferentes etapas de su vida, la mayoría comienza a hacerlo en la preadolescencia y lo desarrolla en la adolescencia. No se trata de un descubrimiento de un día para otro, sino de un proceso de conocimiento que suele desarrollarse en las siguientes etapas: Sentimiento de diferencia, sorpresa ante esta diferencia, toma de contacto social, aceptación de la propia orientación. Por supuesto, estas etapas son una abstracción que no siempre se corresponde con los casos particulares.

No todas las personas que sienten atracción por individuos de su mismo sexo terminan por desarrollar una identidad gay. Ni todas las que tienen prácticas homosexuales necesariamente son gays. Hay quien se reconoce como gay antes de mantener ninguna relación sexual


 

¿Qué es la homofobia?

Homofobia es el nombre que se da a las conductas de condena y rechazo de la homosexualidad o de los gays y las lesbianas. Algunos psicólogos la han definido como el miedo irracional y persistente a los homosexuales. La homofobia puede tener muchas caras: violencia directa, institucional, social, etc. En los centros educativos son comunes los chistes sobre la orientación sexual, los términos “marica”, “maricón” o “bollera” utilizados como insultos.

Este uso del lenguaje violenta a los jóvenes gays que lo escuchan. Les advierte del peligro de expresar libremente su orientación, les destroza su autoestima y les hace vivir en el miedo a ser rechazados.


 

¿Cómo se transmite la homofobia y el heterosexismo? 

La homofobia y el heterosexismo se transmiten las más de las veces de forma extremadamente sutil, a menudo sin que uno se dé cuenta, más en lo que se oculta que en lo que se dice. En nuestra sociedad, los únicos modelos que se transmiten son los heterosexuales, no se hacen apenas referencias a modelos de afectividad homosexuales que ayuden a los adolescentes gays a configurar su identidad de forma sana. Los adolescentes perciben un silencio opresivo en torno a la homosexualidad. Silencio que se traduce en un fuerte sentimiento de soledad para los gays.

Constantemente se habla sin tener en cuenta la posibilidad de que haya gays presentes, que posiblemente están sufriendo ante un chiste que los ridiculiza o ante la presunción de que a todos se apliquen normas heterosexuales. Esto se denomina presunción universal de la heterosexualidad.


 

¿Cómo viven los gays?       

En contra de los estereotipos que todos hemos oído, no existen profesiones específicas de gays. Hay personas de orientación gay en todos los ámbitos sociales, en todas las clases sociales, en todas las sociedades y las ha habido en todas las épocas. Existen tantas formas de ser gay como individuos que viven esta orientación. Algunos prefieren vivir en barrios más o menos considerados “gays”, otros lejos de ellos; muchos viven en grandes ciudades, otros muchos en pueblos pequeños. Tampoco son siempre reconocibles por su aspecto físico o por su “pluma”. La alumna de apariencia más femenina puede ser lesbiana y el alumno más deportista puede ser gay.


 

¿Cómo se distinguen los gays? 

No hay nada que los distinga de los demás. Por eso, mucha gente habla de los gays como si no pudieran estar delante. La pluma, tanto masculina como femenina, no es patrimonio de la orientación lésbica o gay. Ni todos los gays son amanerados ni todas las lesbianas son camioneros. Pero todos/as merecen el mismo respeto.


 

¿Es legal ser gay en España? 

No sólo es legal. Está defendido por la Constitución, en cuyo artículo 14  se reconoce el derecho a no ser discriminado por ninguna circunstancia personal. La realidad homosexual, además está reconocida en algunas leyes como la Ley de Arrendamientos Urbanos, la Ley de Víctimas del Terrorismo o el Código penal, que considera la homofobia como una agravante en caso de agresión. Además, las comunidades catalana y aragonesa ya han reconocido la existencia y determinados derechos de las parejas de lesbianas y gays.

En el ámbito educativo, también la ley, en su desarrollo a través de las “cajas rojas” de las transversales reconoce que debe inculcarse en los centros educativos el respeto a la pluralidad de las sexualidades de los individuos y la necesidad de la convivencia de todas las diferencias que enriquecen nuestra sociedad.


 

¿Cuales son los principales problemas con los que se enfrenta un gay adolescente?

Los gays adolescentes viven inmersos en un mundo que les niega su realidad. Lo que ellos sienten en su interior carece de reflejo o referente en la información que reciben del exterior. No sólo nadie les ofrece modelos positivos, sino que temen buscarlos por miedo a caer bajo el estigma de “el marica”  del instituto. Temen el rechazo de la familia y los amigos que podrían desposeerlos del apoyo afectivo (y económico) que todas las personas necesitamos. También temen el rechazo en el centro educativo, donde nada les hace suponer que allí van a encontrar un refugio en el que poder hablar con alguien que les entienda y les acepte.

Una particularidad específica de los gays que los diferencia de otras minorías marginadas es que éstas reciben información desde la primera infancia sobre la identidad de su subcultura y de su grupo a través de la familia y entorno inmediato. En el caso de los gays no sucede esto. El silencio sobre su realidad es tan opresivo tanto dentro como fuera de su familia.


 

¿Tienen los gays mas posibilidades de contraer el SIDA u otras enfermedades? 

No, las medidas de prevención en las prácticas sexuales de riesgo son iguales para todo el mundo. Pero en el tratamiento del sexo seguro es uno de los momentos en los que más claramente se puede hacer hincapié en la existencia de diversas realidades sexuales. La educación sexual debe hacerse de la manera más precisa y menos ambigua posible. Además, la baja autoestima que pueden sufrir los jóvenes gays sí que puede llevarlos a iniciar sus relaciones sexuales sin importarles las medidas profilácticas necesarias.


¿Los homosexuales pueden tener hijos? 

Pueden y los tienen: de parejas anteriores, por inseminación artificial… Hay muchos más hijos e hijas de lesbianas y gays de los que normalmente se cree. Esto crea otro problema en las escuelas: el rechazo a los niños que viven con una pareja de lesbianas o de gays.


 

¿La homosexualidad es una enfermedad? 

No, ninguna asociación médica, psicológica o psiquiátrica la considera como tal. La Organización Mundial de la Salud también la retiró de la lista de enfermedades conocidas.


 

¿Qué supone para una persona reconocer su homosexualidad (salir del closet, del armario)? 

El reconocimiento de la propia homosexualidad se conoce habitualmente como “salir del armario”. Es importante para los educadores recordar y tener en cuenta que se trata de una experiencia específica de los gays. Los heterosexuales no deben pasar por el acto de autonombrarse porque se da por supuesto que son heterosexuales. En ese momento de reconocimiento, de “salida del armario”, los adolescentes necesitan especial ayuda. Este particular rito de tránsito puede ser muy duro y complicado. Hay que procurar que los jóvenes lo lleven a cabo en un ambiente de libertad y confianza que les permita desarrollar su personalidad y autoestima sin que éstas se vean dañadas por experiencias traumáticas. Es importante que tengan a mano una dirección o un teléfono en el que puedan compartir impresiones y experiencias con profesionales expertos o con otros gays.


 

¿Cuando se reconoce a una tercera persona la propia homosexualidad? 

La decisión de “salir del armario” debe tomarla cada persona cuando lo considere oportuno, eligiendo cuidadosamente el momento y las personas en las que se puede confiar. No es preciso contarlo a todo el mundo. Nadie debe obligar a los gays a callar, pero tampoco a decirlo.


¿A quien hablan primero de su orientación sexual los gays? 

Cada caso es diferente. Normalmente es a un/a amigo/a. Las chicas suelen ser más receptivas. En las escuelas debería haber orientadores y tutores preparados para ayudar a los adolescentes en esta situación. La familia es especialmente problemática. A menudo los padres también necesitan información y ayuda.


 

¿Cómo suelen reaccionar los padres ante un hijo gay? 

También depende del talante y la ideología de cada progenitor. No obstante, suelen atravesar unas etapas comunes: choque, negación, sentimiento de culpa, expresión de sentimientos, toma de una decisión personal. Los padres y madres deben tener claro que no hay culpa ninguna y que ellos no han influido en nada en la orientación sexual de su hijo.


 

¿La homosexualidad es una cuestión exclusivamente sexual? 

No, al menos si no entendemos la sexualidad como una dimensión global de la persona. Es una cuestión afectiva en su conjunto, de sentimientos y de comportamientos. El amor no está reservado para los heterosexuales y el sexo para los homosexuales.


 

¿Cómo se debe responder a las preguntas sobre la homosexualidad? 

Todas las cuestiones relacionadas con las orientaciones gay deben tratarse de la forma mas abierta posible para que los jóvenes no tengan la impresión de que se trata de un tabú, de algo de lo que no se puede hablar.


 

¿Cómo se puede combatir la homofobia y el heterosexismo en las escuelas? 

Introduciendo el respeto hacia las diferentes orientaciones sexuales y los estilos de vida que conllevan, así como  la información sobre las mismas de manera natural en la enseñanza. Esto es, ni más ni menos, lo que señala la ley educativa  en las matmerias transversales Educación para la Salud, Educación Sexual, Educación para la Paz y Educación Moral y Cívica. Cuidando el vocabulario empleado y teniendo en cuenta que en cada explicación que se hace en un aula, hay delante jóvenes gays o, al menos, con dudas sobre su sexualidad. Se ha hecho un esfuerzo importante por erradicar el sexismo del sistema educativo. Este esfuerzo puede aplicarse igualmente a la orientación sexual. Cuando se le habla a una chica de la posibilidad de tener pareja, por ejemplo, no se debe dar por sentado que ésta será un chico. Del mismo modo que se está realizando un esfuerzo importante por suprimir el sexismo del lenguaje educativo, se puede hacer lo propio para eliminar el heterosexismo. Hay numerosos términos y frases de uso cotidiano que, en realidad, transmiten prejuicios arraigados contra la homosexualidad. Es responsabilidad fundamental de los educadores erradicar esa tradición que tan negativamente afecta a muchos jóvenes.


 

¿Qué se le puede decir a un adolescente que siente dudas sobre su orientación sexual? 

Para empezar, los educadores deben hacer un esfuerzo para conocer y comprender la problemática particular que el joven está viviendo. Nunca se debe decirle que los sentimientos que experimenta son algo pasajero. En algunos casos lo son, pero en otros, no. Siempre deben tener claro que su orientación, sea la que sea, es válida, natural, respetable y protegida por la ley. Además, con cualquier orientación sexual va a poder desarrollar su identidad y alcanzar la felicidad. Los adolescentes tienen el derecho a descubrir en libertad y sin miedos su propia orientación sexual. Lo que, efectivamente, es pasajero es el sentimiento de duda, miedo, angustia y soledad que seguramente están sufriendo. En las manos de sus educadores está conseguir que dichos sentimientos negativos desaparezcan más rápidamente.

Aquellos educadores que se sientan muy alejados o desconocedores de esta realidad deben saber que cuentan con numerosas librerías, bancos de datos y asociaciones en las que poder informarse.


 

¿Cuantos gays hay? 

 El número, en realidad, es irrelevante. Los derechos y el respeto no sólo sirven para las mayorías. No obstante, los estudios más fiables hablan de entre un 5 y un 10 % de la población. Relaciones de hombres entre sí o de mujeres entre sí han existido en todas las culturas, en todas las épocas y en todas las regiones del planeta. Cada cultura las ha interpretado de manera diferente, igual que ha hecho con las relaciones sexuales en general. Es difícil contabilizar a los gays y las lesbianas porque son conceptos, como todos los que definen a los seres humanos, muy resbaladizos. No todas las personas que mantienen relaciones con gente de su mismo sexo se sienten lesbianas o gays.


 

¿Por qué se sabe más sobre los gays que sobre las lesbianas?

Históricamente, la sexualidad femenina ha sido ignorada y relegada. Por ello, las lesbianas viven una doble discriminación: a causa de su orientación sexual y de su género. Si apenas se toma en consideración una sexualidad femenina libre e independiente, difícilmente se va a considerar la sexualidad lésbica. En casi todos los ámbitos de nuestra sociedad el hombre dispone de una mayor visibilidad y de mayor poder económico y social. A la mujer se le ha otorgado el espacio de lo privado. Esto conduce a las lesbianas a una situación de extrema invisibilidad. No se piensa de dos mujeres que vivan juntas que son pareja, sin embargo, las lesbianas existen en un número muy importante.


 

¿Las parejas de gays se reparten los roles masculinos y femeninos? 

No. Cada pareja es un mundo en el que se pacta todo en condiciones de igualdad. No es cierto que alguno de los miembros de la pareja deba asumir el rol del otro sexo. El reparto tradicional de roles de género está ya desapareciendo en las parejas heterosexuales y, por supuesto, es otro de los falsos estereotipos de las parejas de gays.


 

¿Se fomenta la homosexualidad al hablar de ella?

En modo alguno. Al dar a conocer la realidad de los gays se desmontan estereotipos, se eliminan miedos y se facilita la vida a quienes sufren a causa de su condición sexual. Durante siglos de represión de la homosexualidad ningún gay se ha convertido en heterosexual. Se puede disimular la orientación sexual, nunca transformarla.

Por otra parte, también está demostrado que los prejuicios y la homofobia de los estudiantes disminuyen cuando conocen personalmente a algún gay. Por ello es muy importante la colaboración de la comunidad educativa con las asociaciones de gays, que suelen tener voluntarios para colaborar con los educadores y dar a conocer la normalidad de su vida con la finalidad de desmontar estereotipos y prejuicios que hacen daño a todo el mundo.

 


 

NOTA: Articulo extraído de la pagina www.cogam.org

 

ISLA TERNURA LA PLAYA ADOLESCENTE Y GAY