Circuncisión

Anatomía y circuncisión
Anatomía básica: representación
Anatomía básica: Términos
 Imágenes y tipos

 


Anatomía y circuncisión

Tu  sabes cómo se ve un pene, o por lo menos cómo se ve el tuyo. 

Sin embargo, a menos que  seas  gay o bisexual,  si has  tenido alguna experiencia  masturbándote con otros muchachos o por haber compartido ducha en algún vestuario deportivo - una cosa muy común entre los hombres -  no puedes saber cómo se ven los penes de otros hombres. Incluso cuando hayas visto mucho porno, todavía  podrías estar preguntándose cuán normal es el tuyo. 

Como  en cualquier elemento de la anatomía humana hay una gran variedad de formas y tamaños, como la hay en cualquier otra parte del cuerpo. Así que cualquier diagrama puede mostrarte sólo una imagen generalizada. 

Pero recuerda que el pene parece ser uno de los elementos más variables del cuerpo humano en lo que se refiere a la forma y tamaño. Si el tuyo te está dando placer, y te funciona,  realmente no tienes mucho por qué preocuparte. Aquí hay una representación esquemática del pene incircunciso, tomado de uno de tantos sitios relativos a la anatomía urológica.

  Volver al principio

 


Anatomía básica - representación

Volver al principio


Anatomía básica - términos

 

Tu pene no es sólo un arrollado de carne con un tubo en el medio, aunque esa es una parte importante de su estructura, ya que le permite orinar. 

Este tubo, o uretra, normalmente desemboca como un agujero o hendija en la punta del glande - ambos tipos de apertura son igualmente comunes - aunque algunos hombres tienen una condición llamada hipospadias  donde la uretra se abre en alguna otra parte el debajo del cuerpo del pene. 

Hay a menudo dos labios pequeños en el glande que rodean el extremo de la uretra. 

Éstos están llenos de terminaciones nerviosas que protegen la sensible uretra alertando a su dueño de cualquier intrusión en el cuerpo - aunque durante el juego sexual esta sensibilidad puede ser muy excitante. 

El glande es la parte más sensible del pene, como se podría esperar, porque lleva la delantera en el sexo. La cresta coronal y el frenillo, que es una banda de piel entre el cuerpo y el glande a menudo ausente en los hombres circuncidados, parece ser crucial en estimular la eyaculación en el punto correcto de la vagina - vea la página sobre la sexualidad masculina y orgasmo para más información. 

Hugh Young, de Intactivism, apunta que el prepucio realmente puede ser más sensible al placer que el glande que puede producir sensaciones de dolor en un varón intacto. Ciertamente,  es una circunstancia común que después del orgasmo, que muchos hombres encuentran que su glande es demasiado sensible al ser tocado. Y muchos hombres circuncidados dicen que el frenillo es la parte más sensible de su pene.

A lo largo de todo el cuerpo del pene, la uretra está rodeada por tejido esponjoso llamado cuerpo esponjoso. Éste se llena con sangre que proviene de una red de arterias pequeñas durante la excitación sexual, y es este aumento en el suministro de sangre, junto con una contracción muscular de las venas que drenan la sangre del pene que causa y mantiene la erección.

A la luz de esto, no es difícil imaginar que dos causas comunes de impotencia o el trastorno eréctil - es decir, que no se puede obtener o mantener una erección - son, primero, una oclusión de las arterias del pene causada por depósitos de grasa y, segundo, fugas venosas.

Hay otros dos canales de tejido esponjoso que  pueden verse  en el corte transversal de arriba, que también se llenan con sangre durante una erección. Es un hecho desafortunado que cuando los hombres envejecen, el suministro de la sangre al pene puede disminuir debido al aumento de grasa que se deposita en las arterias del pene - y no se requiere mucho para bloquearlos, porque son sólo del diámetro de las puntas de un tenedor. Las consecuencias son que las fibras musculares dentro del pene cuyo trabajo es regular el flujo de sangre a través de los vasos sanguíneos, empiecen a volverse tejido conjuntivo. A mayor cantidad de tejido conjuntivo, mayor es la dificultad para obtener una erección - con el tiempo la erección es imposible en absoluto.

Incluso en un pene con las arterias destapadas, parece que el flujo normal de sangre puede no ser suficiente para mantener los tejidos saludables, y se ha sugerido que la necesidad de asegurar la buena oxigenación del pene a través del flujo aumentado de sangre pueda ser una razón por la cual los hombres tienen erecciones espontáneas durante el sueño; en todo caso, parece que para seguir consiguiendo las erecciones, se necesita mantener el mecanismo eréctil en uso regular. 

El pene se inserta profundamente dentro del cuerpo, con su raíz que alcanza debajo y atrás la glándula de la próstata hacia el ano. Éste es el tejido sensible que algunos hombres encuentran gran placer en tenerlo estimulado a través de su escroto o su perineo (el área entre el escroto y ano). 

Esta es la parte "oculta" del pene que permite a algunos hombres que no muestran cuerpo del pene cuando se encuentra fláccido, y apenas tienen el glande que sale fuera de su cuerpo, lograr una erección regular. 

El pene se desarrolla como un tubo de carne que se sella gradualmente a lo largo de su longitud durante el desarrollo en el útero. Normalmente, la única señal restante de este proceso después del nacimiento es una arruga o surco delgado de piel a lo largo de la parte inferior del pene conocido como la sutura.

Extrañamente, la piel del pene está penetrada por fibras musculares que se extienden desde el músculo del escroto. La fuerza o actividad de este músculo en cualquier varón individual determinan principalmente si él tiene un escroto que cuelga flojamente o se sostiene más firme contra el cuerpo: cuanto más activo está el músculo, más firme y más arrugado aparece el escroto, aunque por supuesto se estimula también a la contracción por el miedo o frío.

 Las fibras musculares también son responsables de la reducción del pene en longitud y de la variación en el tamaño del esfínter del prepucio - que es simplemente un nombre elegante para la apertura del prepucio al final del pene. 

Esta apertura noForeskin retraction animation siempre se ve en su forma del libro de texto clásica, localizada sólo más allá el extremo del glande, porque, como todo otro aspecto del pene, la longitud del prepucio es muy inconstante, así que en algunos hombres solamente hay cobertura parcial del glande, incluso cuando el pene está fláccido.

El frenillo es una de las partes más sensibles de la cabeza del pene, pero a menudo se quita durante la circuncisión. Esta es una foto de cómo se ve, en un hombre incircunciso con su prepucio retractado. 

La superficie exterior del prepucio es piel; la superficie interna es realmente membrana mucosa sensible que contiene glándulas sebáceas que lubrican y protegen el glande de la fricción: muchos hombres circuncidados se quejan de que su tejido del glande es demasiado sensible por el  frotar contra su ropa. 

Generalmente, el prepucio es mucho más grande que lo que se suele pensar: hasta quince pulgadas cuadradas (97 cm²) en un hombre adulto. Considerando cuánto más inervado está el prepucio que el glande, uno podría suponer que la circuncisión quita mucha sensibilidad. El prepucio se une por el frenillo que impide retraerlo demasiado lejos y lo extrae hacia adelante de nuevo.

Finalmente, las bandas arrugadas mostradas en el diagrama de arriba se localizan en la superficie interna del prepucio cerca de la punta; ellas se unen con el frenillo, y tienen el número más alto de terminaciones nerviosas de cualquier parte del prepucio. Estas terminaciones nerviosas son del tipo sensible a los cambios en la presión y tensión.

Volver al principio

 


Imágenes y tipos

De izq. a der.: Incircunciso, erecto, con el prepucio retractado / Circuncidado, erecto / Incircunciso, erecto, retractado


De izq. a der.: Circuncidado, fláccido / Circuncidado, erecto


Incircunciso, fláccido/ Incircunciso, erecto


Circuncidado, fláccido / el mismo, erecto

 


Incircunciso, fláccido, retractado / Incircunciso, no retractado / Incircunciso, parcialmente retractado

z1.jpeg (34524 bytes) z3.jpeg (33811 bytes) z2.jpeg (35986 bytes)

 

Volver al principio


La circuncisión

El problema de la circuncisión es controvertido. Como cualquier costumbre que se ha vuelto arraigada en nuestra cultura, hay a menudo poca o ninguna consideración de por qué está haciéndose y el efecto que podría tener en el destinatario. 

A menudo este sencillo punto se pasa por alto - los padres están tomando una decisión sobre el cuerpo del bebé que es más o menos irreversible, y están cortando una parte de sus órganos genitales.

¿Ellos cortarían una parte de su oreja, o dedo, con una impunidad similar? La respuesta es clara "No", lo que hace aparecer la pregunta de por qué es aceptable mutilar los órganos genitales de un bebé. 

¿Costumbre? No es suficiente. Operar a un bebé sólo porque es que una costumbre social apenas es un acto justificable en una sociedad ilustrada. 

¿Religión? Incluso cuando hay una motivación religiosa, parece al menos discutible en la medida que podemos estar pasando por alto los efectos en el bebé. Pero el problema aquí no es religioso, y yo no voy a cambiar las creencias de nadie manejadas por los dictados religiosos. 

¿Higiene? No parece serio un argumento que no se apoye, ya sea sobre fundamentos lógicos o científicos. La naturaleza no habría desarrollado el prepucio si simplemente fuera un pedazo redundante de piel que alberga infecciones. Está allí para un propósito, y el propósito más probable sea el placer sexual masculino. 

Sobre bases científicas,  la higiene era siempre la justificación, pero la investigación hecha recientemente muestra que simplemente no hay beneficios fundamentados de higiene. 

Y claro, esta actitud sin embargo proviene de los Victorianos que entendían algo diferente por la higiene: ellos querían decir higiene "moral", como "no masturbarse" y un mínimo de placer sexual. 

¿Porque todos lo hacen? Bien, la verdad es que cada vez se hace menos. Incluso en Norteamérica donde, a propósito, la Asociación Pediátrica Norteamericana (American Pediatric Association) ha cambiado su posición recientemente - ya no recomienda la circuncisión - se circuncidan ahora rutinariamente sólo sesenta por ciento de muchachos.

Pero parece que el problema realmente crucial es el que la mayoría ha pasado por alto: el efecto que la circuncisión inspirada por los padres tiene en el bebé a quien se la hace, sobre el muchacho cuando crece, y sobre el hombre como un adulto.

Aunque la peor cosa de todas es que la circuncisión rutinaria de bebés se ha hecho sin anestesia. Esto es una barbaridad. Imagine el dolor que sientes si tu prepucio se entrampa en el cierre del pantalón, o algo similar. Ahora imagina cortarlo sin anestesia. Y entonces imagina haciéndoselo a un bebé. Acerca del argumento que un bebé no siente nada, o por lo menos no lo recuerda, bien, simplemente es para dejar mudo. Además, la circuncisión raramente se realiza con anestesia, aún ahora; pero, aun cuando fuera así, esa no sería en sí misma una razón para ver la práctica como aceptable.

El prepucio de un bebé varón no retracta debido a la unión natural entre el glande y el prepucio. Cuando crece, la unión se hace más débil, y alrededor de los cinco años, la piel es totalmente retráctil. 

A veces, sin embargo, la unión no se separa como debe, y puede permanecer intacta hasta la pubertad. 

El cuidado e higiene de un bebé varón son bastante simples - involucra el lavado simple del pene sin retractar el prepucio. Después en la vida, para muchachos y hombres, el procedimiento es así de simple: incluye sacar por medio del lavado la formación de piel muerta y sebo que producen el esmegma, una sustancia natural que puede acumularse alrededor del glande del pene en los hombres incircuncisos.

 El esmegma tiene una función. Los hombres circuncidados nunca tendrán esmegma, por el efecto del frotamiento de la ropa en la cabeza del pene cambiarán las condiciones naturales y propiedades de la piel, y pueden hacer a la cabeza del pene seca, áspera e incómoda. Ciertamente esto parece ser la queja más grande de muchos hombres circuncidados. Los calzoncillos boxer están descartados debido a la irritación del glande seco sobre el algodón. En un peculiar estilo ingenioso, alguien ha aparecido incluso con una prenda interior para aliviar esta irritación.  

Finalmente, es esencial que si un muchacho nace con hipospadias no se circuncide, ya que el tejido del prepucio se necesita a menudo para la reparación del pene anormal.

Volver al principio


La circuncisión y el prepucio - Comentario de un navegante

Son  puntos de vista, como se dice siempre,  personales, y necesariamente no reflejan ningún planteamiento de la pagina.

Yo he estado restaurando mi prepucio de vez en cuando durante los últimos dos años, y yo puedo hablarles desde mi experiencia personal... ¡funciona! Y es bastante seguro con tal de que uno use una pizca de sentido común. 

Anatómicamente, el prepucio está lejos de ser un pedazo de piel redundante o inútil como muchos creen. Al contrario, es un componente integral y multifuncional de la respuesta reproductiva y sexual masculina. La parte interna del prepucio contiene un conjunto de nervios altamente especializados de la respuesta sexual masculina, estando la mayoría concentrada en una banda concéntrica de tejidos estrechamente plegados y ligeramente arrugados llamados bandas de Taylor justo en la punta del prepucio. 

Esta banda circunda al pene y conecta al frenillo con la parte inferior del glande, el cual ha sido referido como el punto G del varón. Como las bandas de Taylor y el frenillo están "conectados" neurológicamente es evidente que trabajan en conjunto para proveerle al varón intacto de una amplia red sensible. 

El tejido mucoso de la punta del pene - es decir, el glande y la parte interna del prepucio - es extremadamente delgado, teniendo típicamente el espesor de una o dos células separando los tejidos subyacentes, incluyendo las terminaciones nerviosas sexualmente sensibles del mundo externo. 

El resto de la cubierta de piel del pene, aunque más gruesa que un tejido mucoso, es también muy fina al ser comparada con la otra piel del cuerpo. Esta delgadez permite a las terminaciones nerviosas estar cerca de la superficie, haciendo al cuerpo del pene sensible en su totalidad a una amplia variedad de sensaciones. 

Sin embargo las diferentes clases de nervios no están distribuidas uniformemente a través de todo el recubrimiento. La más alta concentración de nervios sexualmente sensibles está contenida dentro de la banda de Taylor en la punta del prepucio. La parte interna del prepucio provee protección inmunológica para los tejidos mucosos de la punta del pene. 

El glande tiene pocas, si alguna, funciones inmunológicas de por sí y deriva su protección del contacto íntimo con la superficie interna del prepucio. La parte exterior del prepucio provee cobertura física y protección para ambos, el delicado prepucio interno y el glande, mientras la superficie mucosa interna del prepucio provee emolientes, lubricantes, y anticuerpos protectores para mantenerse a sí mismo y al glande húmedo, flexible, sensible y saludable.

La longitud de la piel del cuerpo del pene, incluyendo el prepucio interno, no es redundante sino que está específicamente "diseñado" para ser más largo que el cuerpo del pene que cubre. Esto le permite al cuerpo del pene deslizarse sin esfuerzo dentro de su propia funda durante el coito, previniendo la fricción y el rozamiento para ambos, el varón y su pareja sexual. Esta función 'mecánica' es llamada frecuentemente el "mecanismo de deslizamiento". 

Cuando la vaina de piel está en su posición hacia adelante - como una manga de camisa abrochada a la muñeca y el pedazo suelto de manga deslizado hacia adelante sobre un puño, con el puño representando el glande - los tejidos de mucosa sensible del glande y prepucio interno están ocultos y protegidos por una capa doble de tejido... la vaina de piel doblada sobre sí misma ... muy parecido a como los tejidos sensibles de la mujer están protegidos por los labios cerrados sobre ellos. 

Cuando la piel se mueve hacia atrás en dirección al cuerpo simultáneamente expone el glande y el prepucio interno a lo largo del cuerpo del pene para que pueda ser expuesto para ser estimulado... similar a como los tejidos sexuales de la mujer se exponen por la abertura de los labios durante la excitación sexual, o separándolos manualmente. 

Puesto que la cubierta de piel del pene es móvil y no está pegada a las estructuras que yacen debajo, más bien como el párpado que "flota" sobre el ojo, tiene algunas características únicas dictadas por sus funciones. 

Porque la piel del pene es básicamente un "tubo" de piel "flotando" sobre el cuerpo interno (similar a la analogía de la manga de la camisa), todos sus sistemas internos como nervios, suministro de sangre, linfa, etc. deben entrar y salir a través de los extremos del tubo más que desde abajo como ocurre en el resto del cuerpo. 

Cortar cualquier porción de este tubo de piel interrumpe y descompagina estos delicados sistemas internos. La capacidad de la piel flotante del pene para mantenerse relativamente inmóvil en la entrada vaginal al moverse el pene hacia adelante y hacia atrás dentro de su propia vaina protectora durante el coito heterosexual, tiende a mantener los lubricantes naturales sexuales dentro de la vagina más que extraerlos con cada movimiento. 

Esto elimina la fricción, la sequedad, y la necesidad de cualquier lubricante artificial... especialmente importante cuando la mujer comienza la menopausia y sus cantidades juveniles de lubricantes naturales tienden a decrecer. 

Hay quienes opinan que el prepucio es redundante o piel de sobra, implicando que tiene poco o ningún uso, y sin ningún valor o beneficio para el hombre. Nada más alejado de la verdad.

 Realmente, el prepucio es una porción altamente evolucionada de la anatomía masculina y es una estructura especializada única con importantes funciones inmunológicas, protectoras, mecánicas, erógenas y sexuales. El prepucio es esencial para la cópula normal y permite al hombre experimentar todo el rango de sensaciones sexuales. 

Como con las mujeres, todos los tejidos genitales del varón tienen un propósito y funcionalidad. Están diseñados por la naturaleza para operar al unísono como un sistema integrado. Aunque varias de las estructuras genitales pueden ser extirpadas ya sea del varón como de la mujer y aún permitir a esa persona funcionar sexualmente y producir descendencia, muchas de las funciones sensoriales y protectoras se pierden. 

La remoción de cualquier parte de los genitales, especialmente el prepucio del varón o el clítoris de la mujer, limita severamente la habilidad de la persona para experimentar todo el rango de sensaciones sexuales al estar concentrados aquí la mayoría de los nervios sensitivos sexuales.

Si se efectúa una alteración de los genitales durante los primeros años de la infancia, al llegar a adulto el sujeto nunca sabrá qué sensaciones le faltan. Él cree que lo que siente y experimenta es de la manera que se supone ser. 

No tiene nada para comparar puesto que la mayoría de los nervios y tejidos altamente especializados, sexualmente sensibles fueron quitados. Todo con lo que puede experimentar es con el número limitado de estas estructuras de nervios y tejidos que le quedan después de la alteración quirúrgica. Un juego completo de genitales intactos es un derecho de nacimiento de todos los niños, varones y niñas. Para alterar quirúrgicamente los genitales de cualquier sexo es alterar la identidad sexual de esa persona permanentemente privándola de una experiencia sexual completa al madurar como adultos.

Volver al principio

 

 

ISLA TERNURA CONOCER CUERPO SEXUALIDAD SOBRE EL PENE